CARGANDO

X
El colegio

El colegio

EL COLEGIO
EL COLEGIO

 

En 1958 cuando Monsieur Roland Jeangros fundara el Colegio Refous, estaba ubicado, en la vereda la Campiña en Suba, que apenas tenía un año de ser reconocida como población anexa a la ciudad de Bogotá y que por supuesto, conservaba una esencia rural, pero cercana a la ciudad, espacio físico ideal para construir una visión educativa que formara personas integrales, capaces de responder por el planeta, el entorno social, su familia y su propio ser.

 

El Colegio Refous inició sus operaciones con apenas 157 alumnos, con un modelo de educación único que se ha transformado y evolucionado hasta hoy, y que se anticipa para responder a las nuevas exigencias de la sociedad y construir así verdaderos líderes para el futuro.

 

EDUCACIÓN A PARTIR DE LAS COSAS SIMPLES.

 

Para el Colegio Refous, está claro que es la educación el camino para la formación de individuos, pero son el desarrollo integral de valores, la generación de consciencia, la espiritualidad, el criterio, el desarrollo del pensamiento, el debate objetivo y la creatividad entre otros factores, los que permiten al estudiante construir su propia identidad y respaldarla con argumentos para desempeñarse activamente. Con estos parámetros el Colegio Refous trabaja por construir un criterio en sus estudiantes que los lleve a comprender que el camino correcto para lograr un objetivo, puede y debe ser simple y honrado, que les permita transformar su formación, principios y conocimiento en bienestar propio y del mundo que los rodea, para ser verdaderamente líderes del mañana, responsables de su libertad y seguir representando de forma positiva, el ejemplo brindado por la comunidad de egresados del Colegio Refous a través de su historia.

 

ESTAR EN CONTACTO CON LA NATURALEZA.

 

Desde su fundación, en Suba y luego en 1985 con su traslado a la vereda Rozo, en la vía Siberia-Cota, el Colegio Refous, ha mantenido para sus estudiantes una planta física campestre, pensando en la necesidad del estudiante de mantener en su esencia, contacto con la naturaleza, convivir y cuidar de ella y desconectarse del ajetreo de la ciudad. Es por eso que conserva su origen verde, en una amplia extensión de terreno, en la cual la arquitectura se integra con el medio ambiente.

 

La Comunidad Refousiana de todos los tiempos recordará la tarima, el lugar de presentaciones, los conciertos y demás actividades artísticas, en donde la montaña se conecta al escenario convirtiéndose en gradería, la zona de agricultura de propiedad y cuidado de sus estudiantes, la cancha principal de fútbol, las canchas de voleibol en arena, de futbol ocho, balonmano y béisbol. No se olvidarán tampoco de las caminatas por la montaña y los salones de bachillerato casi empotrados en ella, o sus extensos campos verdes. En el Colegio Refous, la planta física se transforma para sus estudiantes en un campus idóneo para su formación y estilo de vida.

 

EL CONOCIMIENTO APLICADO.

 

El Colegio Refous ha mantenido un nivel académico superior siempre, gracias a su modelo educativo que integra todas las ramas del conocimiento como herramientas para enseñar a pensar. Es así como transforma la aplicación del conocimiento infundado por el conocimiento aplicado, que desde su fundación evoluciona y se mantiene vigente hasta hoy.

 

Los estudiantes del Colegio Refous desempeñan a su criterio, actividades donde el arte, la ciencia, las matemáticas (pilar fundamental), la música, las técnicas manuales, las comunicaciones, las ciencias audiovisuales, el deporte y el desempeño físico, forman parte integral de su formación y diario vivir.

 

Bajo este modelo un estudiante en el Colegio Refous aprende matemáticas jugando e interactuando con ellas a través del modelo matemático creado por Monsieur Papy, definido sabiamente como “Matemática Moderna”, al tiempo que se desempeña en actividades escolares acordes a su nivel de formación y a sus inclinaciones y aptitudes, como los talleres de agricultura, dividido en floricultura, horticultura y maíz, taller de fibras: dura (mimbres y alambres) y blanda (lanas y tejidos), taller de cerámicas, taller de alimentos como cárnicos, lácteos, embutidos, encurtidos y postres entre otros, taller de comunicaciones, cine, televisión y fotografía, y talleres especiales como origami, “maquetería”, “peluchería” y “muñequería”, también talleres artísticos como  el taller de teatro, música, coro, baile e instrumentos como violín, piano y flauta entre otros. A nivel físico y deportivo se destacan actividades como el torneo de fútbol donde participan los alumnos, exalumnos y profesores, el torneo nocturno de volibol, la maratón del Sisga y los torneos de balonmano y ajedrez, entre otros.

 

Es así como un día cualquiera en el Colegio, un estudiante puede escuchar a la filarmónica y el coro en la tarima en ensayos, mientras trabaja en su huerta, está en entrenamiento de voleibol o ensaya para el festival nocturno de teatro, entre otras actividades.

 

IMÁGENES DEL COLEGIO